miércoles, 4 de enero de 2012

CONTROL DE ESFÍNTERES

El momento en que el niño empieza a dejar los pañales constituye para los padres una etapa esperada con mucha expectativa y anhelo pero que sin embargo puede llegar a despertar en algunos de ellos, ciertas ansiedades e inquietudes.
Para que el aprendizaje en el control de esfínteres constituya un proceso natural y sano en el que el chico sienta el respaldo y apoyo de sus padres, debemos contar con tres elementos fundamentales: TIEMPO, PACIENCIA Y COMPRENSIÓN.
En primer lugar debemos tener en cuenta que recién alrededor de los dos años el niño puede estar lo suficientemente maduro desde el punto de vista neurológico como para controlar sus esfínteres y que por regla general cada chico es diferente y requiere que se lo considere como tal a la hora de respetar sus tiempos.

 

¿Cómo identificamos el momento propicio para iniciar el aprendizaje?

Tengamos en cuenta que adelantarnos a ese tiempo personal de cada niño puede llegar a resultar perjudicial y para evitarlo es importante estar alerta a determinadas señales:
  • Avisa cuando ha hecho pis o caca.
  • Le molesta el pañal y pide que  se lo quiten.
  • Está seco por tiempos largos y después de las siestas.
  • Muestra con gestos faciales cuando está haciendo caca.
  • Entiende y puede acatar órdenes sencillas.
  • Es regular en sus deposiciones lo que nos daría la pauta de cuál es el  momento adecuado del día para sentarlo.

 

Aspectos importantes a tener en cuenta

1) Tanto el pis como la caca son considerados por el niño como  elementos preciados al salir éstos de su propio cuerpo. El valor  negativo va a ser incorporado paulatinamente, por lo tanto no debemos  escandalizarnos si intenta tocar la caca, simplemente decirles que  eso no se debe hacer.
2) Como todo proceso, este aprendizaje puede tener avances y retrocesos  estabilizándose alrededor de los 4 ó 5 años y siendo mientras tanto ampliamente influenciado por factores emocionales.
3) Por esta razón hay situaciones eventuales en las que no es conveniente  iniciar el aprendizaje en esta área, por ej.: mudanzas,  llegada de un hermanito,   inicio de las clases, alejamiento o pérdida de algún ser querido o cualquier otra situación que implique crisis familiar.

 

Qué pasos es conveniente seguir:

A. Es importante que el niño se familiarice con el objeto que se va a utilizar para el aprendizaje (pelela o reductor) desde antes de iniciarlo.  Por eso es importante explicarle para que va a ser usado y que lo vea en el baño como el lugar adecuado para realizar tal función.
B. Llegado el momento lo invitamos a sentarse en el objeto seleccionado a tales efectos y esperamos junto al niño sin impacientarnos. No debemos obligarlo a permanecer sentado más de lo que desea ya que de esta forma se convertiría en una especie de penitencia y rehusaría hacerlo posteriormente.
C. Si se logra el objetivo es bueno felicitarlo y mostrarnos felices. De lo contrario alentarlo a que la próxima lo logrará. De esta manera fomentamos su autoestima y la confianza en si mismo.
D. Como en otros aspectos de su desarrollo, el niño aprende imitando por lo que ver a otros niños usando el baño, lo alentará a intentarlo.
E. Tenemos que estar preparados para los fallos sin rezongarlos cuando sucedan.  Una vez que se use la ropa interior no volver con el pañal, ya que esto le señalaría al niño nuestra pérdida de confianza en sus logros.
F.  El control de esfínteres durante la noche se logra generalmente en un momento posterior por lo que es aconsejable que tomen la menor cantidad de agua posible antes de dormirse.
 En la medida que podamos acompañar al niño en este proceso con todo el afecto y dedicación, seguramente sentirá haber logrado una verdadera conquista y un paso más en su continuo crecimiento.

2 comentarios: